jueves, 25 de septiembre de 2014

Noticias de la Hna Ana María Abrines odn. Segundo reporte

       Más impresiones de la Madre Ana María Abrines odn… desde Egipto
Detalles del cada día..
                     ( 2 semana 17 de septiembre )

Impresiona y,  a la vez asombra como el mero hecho de caminar por las calles llama la atención,  mientras se va procurando sortear los baches , el barro y estar alerta a que en cada momento y desde cualquier dirección aparezca una moto, con más de tres o cuatro integrantes en ella, o una carreta tirada por una mula que lleva frutas, verduras o lo que el dueño este comerciando.

O los toc toc que son veloces y se van ondulando entre los que  caminan impávidos en medio de tanta confusión, pareciera que es lo más normal, y lo es, pues los niños corren de un lado a otro sin siquiera mirar lo que sucede.
Impresiona el ver las mujeres , la mayoría cubiertas de sus velos y túnicas, cargando a los niños, pasando por estas callejuelas ajenas a todo, el ver también los hombres que llevan largas túnicas, a veces enrolladas en una mano para dejar  tal vez pasar un poco de aire…o sencillamente sentados en una mal llamada vereda tomando el te…
                                                                                      …. y en medio de tanto y más, voy mirando todo con asombro y respeto, procurando no llamar la atención  lo que,  por el hecho de nuestra diferencia en el vestir y en el aspecto, ya despierta tremenda curiosidad que les lleva a acercarse o desde lejos gritarnos constantemente “ Hellooo”… sea desde una moto, o seguirnos  varios tramos mirándonos y repitiendo el hello con una sonrisa entre divertida y maliciosa…

Asombra la belleza de las jóvenes y de los niños… y más tarde ver  a las mujeres que ya se ven muy mayores, tal vez por la vestimenta y la vida tan dura…

Asombra  y tanto el contemplar la belleza tranquila del Nilo… ese Nilo que cuando se le estudia llama la atención por  toda la vida que regala a su paso y,  al llegar a esta tierra se comprende con sólo contemplarlo,  que de verdad  es así:  es fuente de vida para todo un pueblo que se extiende esperanzado y en silencio, a en sus orillas para desde ella atisbar el desierto que todo lo abraza y tare el calor que todo lo cubre con tanto rigor…
                          Se ama a este rio , se le ama y admira…

Asombra el saber que sin hacer nada, sólo el caminar por las calles, su barro, pobreza, tiendas repartidas y frutas y verduras en medio de ella, mientras varias veces al día los parlantes de las mezquitas cercanas , extienden el monótono y letánico orar que se enreda entre el trafico y los ruidos de las calles… asombra que este pasar nuestro y entrar en una vivienda oscura y caliente cuando la luz se ha ido… seamos acogidas mientras te dan los cuatro besos en las mejillas, y te expresan en su lenguaje diferente que “eres la luz entrando a su casa”…

Asombra que antes de salir te piden  regreses otro día para estar con ellos, para compartir el jugo de mango o de uva que te preparan nada más verte entrar…

Asombra que en  medio de tanta pobreza, miseria quizá… se vean rostros alegres, sonrisas de acogida, y escuchar a tu paso que te van repitiendo en su lengua “ Bienvenida, pasa a mi hogar” o los mas avezados te lo dicen en un “wellcome “… haciéndote sentir a la vez extraña y cercana..


Sólo llevo una semana en este lejano pueblo de Armant…  y se que no me sabría desplazar sola, las callejuelas son similares, el idioma difícil y se siente la vulnerabilidad, al pensar que sólo dependo de Tere… para todo… que  tal vez no sabría regresar a casa,  pero esa vulnerabilidad también da fortaleza de saberse en medio de una experiencia tan diferente, extraña, regalada misteriosamente… para palpar y agradecer el ser capaz de haber aceptado y estar aquí creciendo en lo más profundo… desde lo sencillo y lo pequeño… mientras el mundo se convulsiona a mi alrededor….





No hay comentarios:

Publicar un comentario